Consejos

El sobre esfuerzo vocal: nódulos y pólipos

¿Qué es el sobre esfuerzo vocal?

Es muy importante cuidar nuestra voz si dependemos de ella, y muy habitual que caigamos en el “triángulo de la afonía”, que se produce de la siguiente manera:

Paso 1. Sentimos molestias debido al sobre esfuerzo vocal, generalmente como resultado de nuestro trabajo: mucho tiempo hablando en voz alta, con un tono más agudo de lo normal, etcétera. Eso nos lleva a la sensación de tener la voz cansada. Como sonamos más cansados y con un volumen menor, nos obligamos a hablar más fuerte para mantener el volumen alto (por ejemplo, si somos profesores, en un aula), y eso no hace sino crear un círculo vicioso muy peligroso que nos puede llevar al paso 2.

Paso 2. En este momento, la voz cansada se convierte casi en crónica. En este momento de molestia o “ronquera” permanente surgen los llamados nódulos. Los nódulos son el resultado de una inflamación suave del tejido de las cuerdas vocales, que conlleva un crecimiento benigno que se endurece, parecido a un callo. Eso es un nódulo, ni más ni menos: un callo en las cuerdas vocales. Si no lo tratamos, llegamos al paso 3.

Paso 3. En este momento, la voz ronca ya es prácticamente nuestra seña de identidad, nos reconocen por ella. Si los nódulos no se trata a tiempo y continúa el abuso de la voz, se convierten en pólipos, que son nódulos más grandes y más endurecidos. Los pólipos pueden tomar distintas formas, y hallarse en una o en ambas cuerdas vocales. Y pueden tener la apariencia de una inflamación (similar al nódulo), o de una lesión similar a una ampolla. La mayoría de los pólipos son más grandes que los nódulos, y se les puede también denominar edemas de Reinke o degeneración polipoide. Es decir, a grandes rasgos, un nódulo es un callo y un pólipo es una ampolla.

¿Cuáles son algunos de los síntomas o características de los nódulos y pólipos ?

Los nódulos y los pólipos causan síntomas similares:

  • ronquera
  • voz entrecortada
  • voz “áspera”
  • dolor variable de oreja a oreja
  • sensación de tener algo atascado en la garganta
  • dolor en el cuello
  • disminución de la escala tonal
  • fatiga corporal y de la voz

¿Cómo se diagnostican?

Si has tenido ronquera durante más de dos o tres semanas, debes consultar a un médico. Una evaluación completa debe incluir:

  • un examen médico, preferiblemente a cargo de un otorrinolaringólogo que se especialice en problemas de la voz,
  • una evaluación de la voz efectuada por un patólogo del habla y el lenguaje (también llamado en español logopeda, fonoaudiólogo, terapeuta del habla o foniatra), y
  • posiblemente una evaluación neurológica.

El equipo profesional evaluará el tono, el volumen, el timbre y la capacidad de mantener la producción de la voz, y otras características. Podría ser necesario insertar un endoscopio por la nariz o la boca para observar las cuerdas vocales y la laringe en general. También podría utilizarse la laringoscopia con una luz estroboscópica (luz intermitente) para observar el movimiento de las cuerdas vocales.

¿Cuáles son los tratamientos posibles?

Se pueden tratar los pólipos y nódulos de manera quirúrgica, médica, o mediante reeducación del comportamiento. La intervención quirúrgica consiste en extirpar el nódulo o pólipo de la cuerda vocal. Este tipo de tratamiento sólo ocurre cuando los nódulos o pólipos son muy grandes o han estado presentes durante largo tiempo. La cirugía es un tratamiento poco común para los niños. Puede ser necesario tratamiento para reducir el impacto de los problemas médicos en las cuerdas vocales. Esto incluye tratamiento del reflujo gastroesofágico, las alergias y los problemas de la tiroides. A veces puede ser necesaria la intervención médica para dejar de fumar o controlar la tensión.

Muchos pacientes reciben tratamiento de reeducación de comportamiento o terapia de voz proporcionados por un patólogo del habla y el lenguaje. La terapia de la voz incluye el aprendizaje de la buena higiene vocal, la reducción/eliminación de los abusos de la voz y el tratamiento directo de la voz con el fin de alterar el tono, el volumen o la integración de la función respiratoria para la buena producción de la voz. Con frecuencia se imparten también técnicas de reducción de la tensión y ejercicios de relajamiento.

Etiquetas

Chema Bazán

Locutor, actor de voz y productor de audiovisuales. Propietario de Lucentum Digital y EDA, la Escuela de Doblaje de Alicante. Fundador de Literaudio Audiolibros y de Elmicrofono.es. Miembro de Vasta (Voice and Speech Trainers Association), Adoma, Atrae y Asetrad. Traductor - intérprete de inglés y alemán, y doctor en ciernes.

Añadir comentario

Haz click aquí para comentar